Nuevos descubrimientos arqueológicos y ofrecimientos museográficos en Casa Blanca - Instituto de Cultura Puertorriqueña

La construcción de Casa Blanca durante el siglo XVI representó uno de los hitos de mayor importancia en la fundación de la incipiente Ciudad de Puerto Rico, hoy Viejo San Juan. Tanto por su antigüedad (1521-1524) como por haber sido residencia de personajes e instituciones de gran trascendencia histórica, Casa Blanca fue declarada en 1967 como Monumento Histórico del Pueblo de Puerto Rico. En la actualidad Casa Blanca debe considerarse como uno de los conjuntos arquitectónicos en uso continuo más antiguo del Viejo San Juan, de Puerto Rico y de toda América.

El Programa de Arqueología y Etnohistoria del Instituto de Cultura Puertorriqueña ha puesto en marcha un proyecto de investigación, de carácter multidisciplinario, denominado Investigaciones Arqueológicas en Casa Blanca y sus Entornos. El objetivo general de este proyecto es documentar y analizar los procesos de construcción, uso de los espacios y las transformaciones arquitectónicas que sufrió la Casa Blanca y su entorno a lo largo de sus casi quinientos años de historia. El estudio de este proceso permite conocer cómo la primera Casa Blanca, un recinto de “veinticuatro pies por cada lado, construida en tapia” se transformó en el extraordinario complejo arquitectónico que conservamos hoy día.

Este proyecto ha contado con colaboración del Departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Granada, España, la Universidad Interamericana de Puerto Rico, Recinto Metro, el Archivo General de Puerto Rico y del Archivo Histórico del Servicio de Parques Nacionales de los Estados Unidos en San Juan.Las primeras intervenciones de campo se centraron en el estudio de las paredes que conforman el edificio que aloja el Museo de Casa Blanca, núcleo de mayor antigüedad de este complejo. El estudio de las paredes se desarrolló orientado por criterios metodológicos estructurados desde la perspectiva de la Arqueología de la Arquitectura. El análisis de los distintos elementos documentados permitió la interpretación de la cronología relativa de los diferentes materiales y técnicas utilizadas en la construcción del edificio y posibilitó el planteamiento de hipótesis acerca del carácter y funcionalidad de las diversas remodelaciones y reparaciones hechas en Casa Blanca a lo largo del tiempo, y de los contextos de las dinámicas sociales en que se realizaron estas actividades.

Reconociendo la importancia de Casa Blanca como patrimonio histórico edificado y en cumplimiento con los objetivos institucionales del Instituto de Cultura Puertorriqueña, de estudiar, conservar y promover los valores patrimoniales del pueblo de Puerto Rico, el Programa de Arqueología y Etnohistoria ha desarrollado una serie de iniciativas de carácter divulgativo. En coordinación con los programas de Museos y Parques y Patrimonio Histórico Edificado, se han instalado en el Museo de Casa Blanca dos nuevos ofrecimientos museográficos destinados a explicar e ilustrar las técnicas constructivas utilizadas en la construcción y remodelación del edificio a lo largo de su historia y exponer las condiciones sociales en las cuales se enmarcaron.

Durante el año 2012 el equipo de investigadores del Programa de Arqueología y Etnohistoria del Instituto de Cultura Puertorriqueña, ha realizado excavaciones arqueológicas en el área del jardín interior del museo. De gran relevancia resultó el descubrimiento de un amplio recinto, que según los datos obtenidos hasta el momento, debe tratarse de un espacio construido durante los momentos más tempranos de la edificación de la Casa Blanca durante el siglo XVI (1521-1540).

Los elementos más antiguos desenterrados son estructuras que albergaban el “servicio” de la antigua casa de la Familia Troche-Ponce de León. Entre las estructuras halladas se encuentran parte de los muros de mampostería levantados sobre un banco tallado en el basamento rocoso, y al cual se accedía por una escalera tallada en la piedra y revestida de ladrillos. Dentro del recinto se localizaron los remanentes del viejo “fogón” construido en ladrillos. Además, la documentación de una serie de hoyos de postes excavados en la roca, evidencian que este recinto seguramente debió estar cobijado con una techumbre de madera y tejas durante diferentes momentos en que estuvo activa esta edificación.

Tanto el registro arqueológico como los materiales recuperados durante las excavaciones apuntan a que tal recinto sirvió como cocina y despensa durante las etapas constructivas más antiguas de Casa Blanca. Además este recinto también debió servir como almacén de herramientas y otros aparejos, taller para la confección de ciertos útiles, y aposento de esclavos y demás servidumbre de la casa. También se ha recuperado un amplio conjunto de materiales arqueológicos (materiales de construcción, cerámica, restos alimenticios y metales) de gran significación arqueológica y patrimonial.

Como lo comprueba la evidencia arqueológica e histórica, sobre la fábrica de este recinto se construyeron posteriormente una serie de edificaciones. Para el año 1851, existía construido sobre este recinto y formando el actual nivel de piso, un salón que unía el edificio del museo con el de la llamada casa del guardia, la cual para el 1881 esta estructura poseía una segunda planta. Esta estructura de dos niveles fue demolida durante el año de 1971, para dar paso al jardín que existe en la actualidad.

 

Equipo de Investigación:

Laura Del Olmo Frese, Phd. Cand.

Coordinadora

Directora del Programa de Arqueología y Etnohistoria

Instituto de Cultura Puertorriqueña

 

Jorge A. Rodríguez López, Phd.

Departamento de Ciencias Sociales-Antropología

Universidad Interamericana de Puerto Rico

 

Juan M. Rivera Groennou, Phd. Cand.

Departamento de Prehistoria y Arqueología

Universidad de Granada, España

 

Juan A. Rivera Fontán

Arqueólogo

Programa de Arqueología y Etnohistoria

Instituto de Cultura Puertorriqueña

 

Si le interesa conocer más sobre el tema:

 

Investigaciones Arqueológicas en Casa Blanca y sus entornos

La Casa Blanca: Cuatro siglos de construcción española en la ciudad de San Juan de Puerto Rico.